Retención de líquidos en el embarazo

Retención de líquidos en el embarazo

Estar embarazada es una sensación indescriptible, supone alegría e ilusión, sin embargo, también acarrea una serie de inconvenientes y molestias. Entre estas molestias una de las más visibles es la acumulación de líquido en los tejidos o lo que conocemos como retención de líquidos o edema.

Tobillos, piernas, pies, manos e incluso cara. Parece que nos hinchamos como un globo, nos cuesta andar, nos cansamos y nos molesta. Por qué se produce o cómo podemos aliviar el malestar que nos produce es de lo que nos vamos a ocupar ahora.

Qué motiva la retención de líquidos en el embarazo

Los motivos pueden ser variados, una mala alimentación, sedentarismo, abuso de comida precocinada, etc., sin embargo hay una serie de factores inherentes al hecho de estar embarazada y esos son los que hoy vamos a tratar. Si queréis más información sobre la retención de líquidos, puedes hacerlo en el siguiente enlace Retención de líquidos.

En el caso de las mujeres embarazadas, sienten las piernas muy pesadas, hinchadas y muy cargadas. Además de las piernas, también puede haber otras zonas del cuerpo que sufran hinchazón, éstas son las manos y la cara.

Estos síntomas suelen aparecer al final del tercer mes de embarazo y se intensificarán si además hace calor, las causas de la retención de líquidos, responden a varios motivos como falta de hidratación, sobrepeso, zapatos inadecuados e incluso por llevar ropa muy ceñida, entre otros. Fisiológicamente podríamos destacar que la hinchazón se debe a:

  • Retención de líquidos
  • Compresión pélvica

Al finalizar el primer trimestre, el abdomen de la mujer embarazada comienza a ganar volumen y lo hace comprimiendo los vasos sanguíneos en su retorno desde los miembros inferiores al corazón.

Con la compresión, la presión sanguínea baja y por lo tanto el líquido comenzará a acumularse en los tejidos, principalmente de la extremidades inferiores.

El cuerpo de la mamá gestante, reacciona ante la bajada de la presión arterial y la compensa aumentando el flujo sanguíneo. No olvidemos que durante la gestación el volumen de agua se incrementa en un 70%.

Cómo aliviar los síntomas por retención de líquidos en el embarazo

Ahora que sabemos qué es lo que produce la retención de líquidos en el embarazo, veremos cómo hay que actuar. En primer lugar vamos a ver cómo aliviar los síntomas:

Para aliviar la sensación de cansancio, pesadez e hinchazón, lo mejor es elevar las piernas. Un error muy extendido es sentarse y poner las piernas sobre la mesa, esta forma de descansar no es la correcta si tienes retención de líquidos y estás embarazada.

Retención de líquidos en el embarazo tumbada

La posición correcta es tumbarse y elevar las piernas por encima del resto del cuerpo. Un ejercicio que ayudará a relajarte y sentirte mejor es tumbarse en la cama y poner las piernas apoyadas sobre la pared, si puedes mantenerte en esta posición al menos 15 minutos, conseguirás aliviar los efectos de la hinchazón.

Cuando te acuestes en la cama, coloca un almohadón bajo el colchón, de esta manera no tendrás que preocuparte de que se mueva por las noches y descansarás mejor. Dormir sobre el lado izquierdo mejor que boca arriba, ya que favorece el riego sanguíneo.

Una buena terapia, si hace calor, es darnos unas duchas con agua fría, realizando masajes en forma circular. El agua fría tonifica y favorece la circulación sanguínea descomprimiendo la tensión que sufren los vasos.

Retención de líquidos en el embarazo pies

Utiliza cremas especialmente indicadas para las piernas de las mujeres embarazadas, son muy refrescantes y sus efectos los notarás en cuanto comiences a dar los primeros masajes en las piernas, fundamentalmente en los pies y en los tobillos. Los masajes linfáticos o la presoterapia podrán ser una opción muy interesante.

En la alimentación, debemos eliminar la sal de nuestra dieta, el sodio es un mineral que necesita mucha agua para su disolución, lo que provoca un mayor volumen de líquido, justo lo contrario de lo que necesitamos.

Evita en lo posible las patatas fritas, las conservas y las comidas precocinadas, todas ellas con abundancia en sal. Cambia todos estos productos nocivos por frutas y verduras, sobre todo las que sean ricas en zumos, como la naranja, mandarina, melón, sandía, etc..

El agua es esencial para el buen funcionamiento del organismo, que tengas retención de líquidos durante el embarazo, no significa que no debas consumir mucha agua. Como nos recomienda la OMS, debemos beber una media de litro y medio o dos litros de agua al día.

Para hidratarnos bien debemos beber pequeños tragos de agua, nada de beber medio litro del tirón. Bebiendo poco a poco, hidratamos correctamente el cuerpo, de lo contrario lo colapsaría.

Retención de líquidos en el embarazo con té de boldo

No solo nos hidratamos con agua, también podemos hacerlo con zumos, infusiones o tés. Elige frutas diuréticas para tus zumos y en las infusiones el diente de caballo o el té verde o de boldo pueden ser muy buenos aliados.

El ejercicio es fundamental y más cuando estamos embarazadas, ejercicios como caminar o nadar son muy recomendables para activar la circulación sanguínea y así evitar la retención de líquidos. Una forma muy agradable de hacer ejercicio es salir todos los días a pasear, si lo haces acompañada más divertido.

Estos son algunos consejos que podemos ofrecerte aunque siempre es imprescindible consultarlo con el médico. Presta especial atención a la hinchazón de manos, cara y cuello, pueden ser resultado de alguna afección.

Recursos sobre la Retención de líquidos para el lector

Lo último