Retención de líquidos

Retención de líquidos

El agua es vida, el líquido más abundante del planeta y además vital en el cuerpo humano. El 60% del cuerpo humano de un adulto es agua. El agua está presente en nuestras células, tejidos, órganos y por lo tanto esencial en todos nuestros sistemas ya sea circulatorio, nervioso, locomotor, respiratorio, etc.

Saber por qué se produce, qué síntomas presenta y cómo se puede tratar la retención de líquidos, será fundamental para mejorar nuestra salud y nuestro aspecto.

Retención de líquidos: ¿Por qué se produce?

El agua es un elemento vital para el ser humano, imprescindible para formar las células (líquido intercelular) como para transportarlas por todo el cuerpo (líquido extracelular). Estos niveles de agua o fluidos deberán mantenerse en constante equilibrio y en los niveles adecuados.

A través de la orina, el sudor, las lágrimas, etc., el cuerpo regula los niveles de líquido corporal, activando nuestra sensación de sed cuando estos niveles bajan, poniendo en peligro el equilibrio.

Qué ocurre cuando por algún fallo en el sistema, éste exceso de líquido acumulado en los tejidos no se evacúa, la respuesta es sencilla, hinchazón, inflamación, en definitiva, sufriremos un problema de retención de líquidos.

Retención de líquidos: Causas

Una vez que se ha detectado el problema, debemos encontrar el origen de ese desequilibrio, por qué nuestro no ha sido capaz de expulsar el exceso de fluido.

Retención de líquidos Causas

Existen distintas causas que pueden provocar la retención de líquidos, el cuerpo humano es un organismo complejo, donde cualquier desajuste o desequilibrio tendrá unas consecuencias y la retención de líquidos es una de ellas.

  • Hidratación incorrecta
  • Consumo excesivo de sal
  • Estar mucho tiempo de pie o sentado, sedentarismo
  • Cambios hormonales, embarazos, ovulación, etc.
  • Existen medicamentos que puede propiciar la retención de líquidos, como son los medicamentos para regular la tensión arterial, antiinflamatorios, tratamientos con estrógenos o corticoesteroides.
  • Las dolencias cardíacas, hepáticas o renales pueden provocar mayor acumulación de líquidos.

En muchas ocasiones no sabemos el motivo que ha provocado esta hinchazón, posiblemente se trate de una situación ocasional, provocada por haber cambiado algún hábito en tu vida que haya podido tener estas consecuencia:

Muchas de las causas o factores más habituales son

Los largos viajes. Al realizar un trayecto largo o un viaje, la obligación de permanecer mucho tiempo en la misma posición provoca una mala circulación por la presión que ejerce la propia pierna y como consecuencia, inflamación. Por este motivo siempre se recomienda a todo el que vaya a realizar un viaje, estirar las piernas cada 2 horas, mínimo.

Los malos hábitos como son fumar y comer alimentos ricos en sodio. Uno de los componentes más nocivos del tabaco es el contenido en nicotina, la nicotina propicia la permeabilidad capilar y por lo tanto provoca retención.

El sodio necesita mucha cantidad de agua para ser disuelto, cuando ingerimos alimentos ricos en sal, lo que provocamos es desplazar mayor cantidad de agua para disolver la sal ingerida, ésta se acumula, provocando no sólo la retención de líquidos sino que al desproveer de fluidos al resto del organismo, la presión arterial aumenta.

Retención de líquidos Causas SAL

Como podemos ver, existen distintas causas que pueden provocar la retención de líquidos, unos son provocados por una situación excepcional, pero otros pueden ser una alarma ante posibles problemas más graves.

Sea como sea, siempre que notemos una alteración en nuestro organismo, no dudéis en ir a la consulta médica. Un profesional podrá tranquilizarte y si es necesario, poner un tratamiento para solucionar el problema.

Síntomas de la Retención de líquidos

Existen una serie de síntomas que nos advierten de la acumulación de líquidos, por suerte o por desgracia, éstos son muy visibles. Decimos por suerte, porque estos síntomas nos alertarán y por lo tanto acudiremos al médico.

Los primeros síntomas, pueden ser:

  • Aumento de peso. Cuando llevamos el mismo estilo de vida, la misma alimentación y subimos de peso, sin encontrar causas aparentes que lo justifiquen, puede ser un primer aviso de nuestro cuerpo, una alerta sobre la acumulación de líquidos.
  • Las piernas y los tobillos son las primeras zonas en presentar hinchazón, lógicamente y por motivos de gravedad, serán las extremidades inferiores las primeras en manifestar estos síntomas.
  • Inflamación en una zona localizada del estómago, puede ser otro factor de alerta.
  • Disminución del orín, si notamos que a pesar de hidratarnos, disminuyen las micciones, es posible que se esté mostrando nuevos síntomas de retención.

Retención de líquidos: Soluciones

Como hemos visto los motivos que tiene como consecuencia la retención de líquidos pueden ser producidos por circunstancias físicas dentro del organismo,como problemas en la circulación sanguínea, problemas en el hígado o en el riñón.

Retención de líquidos Soluciones

En este sentido sólo el facultativo deberá dar las directrices a seguir, poner tratamiento, etc. No obstante, existen otros medios por los que podemos mejorar estos síntomas y que ayudará a mejorar cualquiera de las dolencias descritas.

  • Ingerir alimentos con efectos diuréticos
  • Realizar ejercicio físico moderado
  • Evitar las comidas ricas en sal
  • Consumir alimentos ricos en potasio y magnesio

Diuréticos

Los alimentos diuréticos tienen la propiedad de ayudar a nuestro organismo a depurarse, la forma de hacerlo es ayudando a disolver el sodio, y por lo tanto aportando el agua suficiente para que el resto de los sistema no se encuentren afectados.

Retención de líquidos Diuréticos

Esta aportación extra será eliminada a través de los riñones que expulsará el exceso de sodio por la orina, arrastrando el exceso de agua que provoca la inflamación o el aumento de volumen.

Alimentos con efectos diuréticos son:

  • Sandia
  • Vinagre de manzana
  • Té verde
  • Naranja
  • Aràndanos
  • Alcachofas
  • Perejil

Ejercicio Físico Moderado

Practicar ejercicio físico es bueno tanto para el cuerpo como para la mente ahora bien, a qué nivel de esfuerzo debemos llegar es otra cuestión.

El mejor ejercicio que podemos hacer para prevenir o reducir la retención de líquidos es un ejercicio constante y suave o moderado.

Caminar es la mejor forma de ejercitarnos sin sufrir excesos, activando el corazón mejoramos la circulación sanguínea y por lo tanto favorecemos el libre tránsito de fluidos. Debemos ser constantes y planteamos salir todas las mañanas o tardes a caminar durante media hora.

Retención de líquidos Ejercicio

También debemos prestar atención a la forma de descansar, cuando sufrimos retención de líquidos y como hemos visto anteriormente, los tobillos y piernas se hinchan. La forma que tengamos de dormir favorecerá la mejor circulación de los fluidos, evitando la acumulación de líquidos.

Es conveniente elevar las piernas cuando tengas inflamación en ellas, procura poner una almohada bajo éstas. Si estás en la cama, una solución sencilla es colocar un almohadón a los pies de la cama, bajo el colchón.

Evitar las comidas ricas en sal

Ya no se trata solo de no ingerir más sal de mesa, sino en conocer qué alimentos son ricos en sal y por lo tanto perjudiciales si queremos tratar un problema de retención de líquidos, entre otros.

  • Los embutidos
  • Las conservas
  • El alcohol

Consumir alimentos en potasio y magnesio

El potasio es un mineral necesario para mantener la estabilidad de todas los órganos del cuerpo humano, responsable de controlar la presión sanguínea y de propiciar la eliminación de fluidos.

Retención de líquidos Alimentos

Las frutas nos aportarán el potasio necesario para que nuestro organismo mantenga el equilibrio. Las frutas con mayor contenido de potasio son:

  • Plátano
  • Naranja
  • Kiwi
  • Melón

El magnesio al igual que el potasio nos ayudan a eliminar de forma natural los líquidos o fluidos de nuestro organismo. El magnesio además, es el encargado de regular la producción de insulina en el páncreas.

Retención de líquidos Alimentos con magnesio

Dentro de los alimentos ricos en magnesio, nos encontramos con:

  • Avena
  • Salvado de trigo
  • Cilantro
  • Pipas de girasol
  • Leche
  • Almendras
  • Espinacas
  • Acelgas, etc.

Recursos sobre la Retención de líquidos para el lector

Lo último