Síntomas de la Retención de Líquidos

Síntomas de la Retención de Líquidos

La retención de líquidos es uno de los factores que se tienen en cuenta a la hora de controlar nuestro peso, en muchas ocasiones no sabemos los motivos pero engordamos o al menos, eso nos dice la báscula, es entonces cuando nos ponemos a dieta, pero no bajamos de peso.

Posiblemente tengamos razón y llevando los mismo hábitos alimenticios y de vida, de repente, engordamos. La respuesta puede estar en la retención de líquidos, motivo por el que a pesar de reducir las calorías y de hacer todo lo posible para rebajar ese peso de más, no lo consigamos.

A qué llamamos retención de líquidos

Posiblemente para encontrar la mejor definición deberíamos recurrir a la Fundación Española del Corazón, quienes la describen como la excesiva acumulacióm de fluido en los tejidos.Esta es una de las causas más comunes que pueden provocar la retención de líquidos, una mala circulación sanguínea, pero no la única.

Causas que provocan la retención de líquidos

Existen varias causas que pueden provocar la retención de líquidos, nosotros los vamos a englobar en dos, causas médicas y otras circunstancias.

Dentro de las causas médicas, los problemas circulatorios y cardíacos son la principal causa de retención de líquidos, pero como hemos dicho antes, no la única. Trastornos hepáticos y renales pueden llevar a la misma situación, la acumulación de líquido en los tejidos.

Estos problemas requieren de la intervención de un médico, mediante distintas pruebas encontrará la medicación adecuada para dichas dolencias y la acumulación excesiva de fluido, desaparecerá.

En otro sentido, también debemos añadir los casos provocados por cambios hormonales como puede ser la ovulación o por embarazo. En estos casos tanto los cambios hormonales, el peso o problemas de circulación sanguínea, pueden provocar la retención de líquidos, sobre todo en las extremidades inferiores.

Respecto a las causas provocadas por otras circunstancias, debemos incluir el ensanchamiento de las venas en los días calurosos, puede provocar la retención de líquidos, pero los malos hábitos, como pueden ser una alimentación desequilibrada, respirar humo de tabaco, fumar, llevar una vida sedentaria, permanecer mucho tiempo en la misma posición, ya sea sentado o de pie.

Cada una de las causas expuestas anteriormente pueden provocar la temida retención de líquidos. Abusar de las comidas con sal, de las conservas y comidas precocinadas, provocará la retención de líquidos. La sal necesita mucha agua para disolverse y ese exceso de agua provocará la hinchazón típica de la retención de líquidos.

Causas síntomas de la retención de líquidos

La nicotina que absorben los fumadores, provoca daños en las paredes venosas, las convierte en permeables, provocando la filtración de fluidos.

Los viajes largos implican tener que permanecer mucho tiempo sentados en la misma posición, mucho más si se trata de un viaje en avión, donde los espacios son muy reducidos. La misma presión que ejerce el peso de la pierna sobre el asiento puede provocar una mala circulación sanguínea y por lo tanto acumular líquido.

Estamos viendo una serie de causas que pueden provocar la retención de líquidos, pero cuáles son los síntomas.

Retención de líquidos, síntomas más habituales

Existen unos síntomas que nos alertarán sobre la retención de líquidos, algunas ya las hemos citado y otras las vamos a descubrir ahora.

Síntomas habituales de la retención de líquidos

Saber cuáles son los síntomas más habituales puede ponernos en aviso y actuar de la forma más adecuada, siendo siempre lo primero acudir al médico. Los síntomas son los mismos, se trate de una dolencia médica o de malos hábitos. En el caso de sufrir una dolencia médica, además de los siguientes síntomas, aparecerán otros asociados a dicha dolencia.

El primer síntoma ya lo hemos comentado, el aumento de peso sin razones aparentes. Este síntoma es quizás el más fácil de descubrir puesto que ese peso que cogemos nos resulta casi imposible perderlo. Esto se debe a que el peso no es producto de grasa acumulada, sino a líquido.

Después del aumento de peso, el siguiente síntoma que nos alertará será la inflamación, tanto de las piernas como de los tobillos o el estómago. Estos son síntomas claros y evidentes de una retención de líquidos. Éstos se suelen acumular prioritariamente en las extremidades inferiores, en esto la gravedad tiene su responsabilidad.

Otro síntoma que nos puede alertar es la disminución del número de veces que acudimos al baño a evacuar, orinar. Al no funcionar bien nuestro sistema linfático, los fluidos no salen de nuestro cuerpo mediante la micción sino que se queda retenido en el cuerpo.

Malestar y sensación de fatiga. Un síntoma claro de la falta de oxigenación de las células, el motivo puede deberse a una mala circulación sanguínea producto de la acumulación de fluidos, ya que el exceso de fluidos provoca una bajada de la tensión arterial.

Podemos decir que los principales síntomas, aquellos que nos pueden alertar son:

  • Inflamación de la extremidades, preferiblemente la inferiores, aunque también pueden aparecer en otras partes del cuerpo como muñecas, abdomen, manos, ojos o incluso en la cara.
  • Sensación de fatiga, cansancio e incluso dolor en la zona inflamada
  • Ganar peso sin motivo aparente

Cabe destacar que la acumulación de líquido puede llevar otros problemas estéticos como es la aparición de celulitis.

Síntomas de la retención de líquidos en piernas

Estos síntomas están más asociados a persona mayores, sin embargo la retención de líquidos, no entiende de edades, el sobrepeso y el sedentarismo que últimamente están sufriendo nuestros jóvenes hacen de éstos, una víctima fácil para la retención de líquidos.

Cómo prevenir la retención de líquidos

Los cambios en la alimentación serán fundamentales para eliminar las toxina que nuestro propio organismo produce y eliminar el exceso de líquido.

Como prevenir los síntomas de la retención de líquidos

Los alimentos con propiedades diuréticas serán la mejor opción, en este sentido las verduras, frutas y hortalizas son los mejores aliados.

Espárragos, cebolla, zanahoria, alcachofa, legumbres integrales, los cereales y las frutas ricas en agua como la naranja, sandía, melón, etc,

Infusiones diuréticas como son las de cola de caballo o diente de león, té verde, etc., también nos ayudarán a eliminar líquidos del organismo a la vez que lo depuramos.

Hidratarse bebiendo un mínimo de 2 litros de agua al día, no lo hagas en una hora, sino a pequeños tragos, beber mucha agua de golpe provoca el efecto contrario, nos deshidrata más.

Recursos sobre la Retención de líquidos para el lector

Lo último