Cómo hacer un aceite corporal casero: te lo explicamos paso a paso

aceite corporal casero

¿Tu piel pide a gritos una buena hidratación, pero no sabes qué producto escoger para satisfacer sus necesidades? No te preocupes porque, en este post, te contamos cómo hacer un aceite corporal casero y todo lo que necesitas saber sobre este cosmético que, sin duda, será tu mejor aliado.

La falta de hidratación es uno de los mayores problemas que sufre la piel. Además, en ocasiones, por desconocimiento o por miedo a no encontrar el producto más adecuado, nos perdemos probar algunos productos que la epidermis agradecería y de qué manera.

Uno de ellos es el aceite corporal. Existen muchos mitos sobre este producto y uno de ellos es que deja la piel muy grasa y pegajosa, pero eso no es del todo cierto. Hoy en día, existen productos de tacto seco que se aplican y extienden fácilmente sin dejar esa sensación aceitosa que tanto molesta.

Además, si no te convence ninguna de las opciones que puedes encontrar a la venta, lo puedes elaborar tú misma en casa. ¿Cómo? Pues muy sencillo. Aquí te enseñamos cómo hacer un aceite corporal casero y los ingredientes que deberías usar para cada tipo de piel.

Te interesa: Los mejores aceites corporales

Aceite corporal: ¿Cuáles son sus beneficios?

Además de hidratar y nutrir en profundidad, el aceite corporal aporta elasticidad y flexibilidad para evitar la rotura de las fibras debido a los cambios de volumen que se producen en ciertas etapas como la pubertad, el embarazo o las dietas de adelgazamiento.

También es perfecto para el cuidado de las pieles muy secas y deshidratadas. Dependiendo de los ingredientes, te puede ayudar a tratar problemas de piel sensible, celulitis o incluso las estrías o las cicatrices.

Y, ¿qué ventajas tiene elaborarlo en casa?

Elaborar tus propios cosméticos en casa tiene muchas ventajas, aunque una de las principales es que así te aseguras de que el producto que estás usando en tu piel es todo lo natural que quieres.

Hoy en día, puedes encontrar una gran variedad de tratamientos corporales en aceite en el mercado, pero para qué nos vamos a engañar, no todos cumplen lo que prometen ni son todo lo naturales que nos gustaría.

Así que si no te acaba de convencer ninguna de las opciones que se encuentran a la venta, te sugerimos que lo elabores en casa. Es más sencillo de lo que parece y estamos seguros de que te va a enganchar e incluso acabarás haciendo otros cosméticos como cremas hidratantes, mascarillas o exfoliantes caseros.

¿Cómo elegir los ingredientes?

aceite corporal casero

Lo primero que deberías tener en cuenta para elegir los ingredientes más adecuados es tu tipo de piel. No es lo mismo una piel normal que otra que está muy seca y deshidratada. Dependiendo de su estado, es mejor que optes por unos principios activos u otros.

Además, también es importante que consideres cuál es el problema que quieres tratar. Sensibilidad, celulitis, estrías, dermatitis, … Estos son algunos de los principales y es fundamental encontrar la solución más adecuada.

Y recuerda: evita siempre ingredientes sintéticos o derivados del petróleo como los aceites esenciales y si usas conservantes que sean siempre naturales. Si no los añades, es mejor que uses el preparado como máximo durante un mes porque pasado este tiempo, podrías perder sus propiedades.

A continuación, te mostramos algunas recetas para que puedas elegir la que mejor se adapta a tus necesidades.

Cómo hacer un aceite corporal casero

Aceite corporal hidratante

Este cosmético es apto para todo tipo de piel, pero especialmente las secas, muy secas y con falta de hidratación.

Ingredientes

  • 5 ml de aceite de marula
  • 30 ml de aceite de uva
  • 10 ml de aceite de arroz
  • 10 gotas de aceite esencial de naranja dulce
  • 0,5 ml de vitamina E
  • 1 frasco de cristal de 50 ml

Elaboración

Echa los aceites esenciales en un bote de cristal y mezcla bien hasta que emulsionen bien. A continuación, añade la vitamina E y vuelve a remover. No es necesario que esperes. Puedes usarlo inmediatamente.

Conserva lo que te sobre en un lugar fresco y seco y evita que entre en contacto con la luz o el aire. Puedes usar un frasco de cristal oscuro que tenga un tapón hermético para más seguridad.

Aceite corporal anticelulítico

Esta receta es perfecta si quieres combatir la celulitis. Y no sólo eso: también ayuda a prevenir y a reducir las estrías.

Ingredientes

  • 6 ml de aceite de centella asiática
  • 3 ml aceite de rosa mosqueta
  • 3 ml de aceite de germen de trigo
  • 2 gotas de vitamina E
  • Unas gotas de esencial de limón y pomelo

Elaboración

En un recipiente mezcla todos los aceites vegetales. Tómate tu tiempo y remueve bien hasta que se fusionen del todo. Después, añade las gotas de vitamina E y las esencias de limón y pomelo.

Mételo en un frasco y aplícalo después de la ducha con un enérgico masaje con movimientos circulares y ascendentes. Aparte de favorecer la absorción del producto, mejorarás la circulación sanguínea y el drenaje linfático y los depósitos de grasa se destruirán más fácilmente.

Además de eliminar la celulitis y reducir las estrías, este aceite tiene un aroma a limón que energiza y te hace sentir una sensación de bienestar muy agradable.

Aceite corporal para piel sensible

Este preparado es ideal para el cuidado y tratamiento de la piel sensible. El aceite de almendras dulces nutre intensamente y, por otro lado, la lavanda alivia el picor, la irritación y reduce la inflamación y el eczema.

Ingredientes

  • 100 ml de aceite de almendras
  • 3 ml de aceite esencial de lavanda

Elaboración

Hacer este aceite es de lo más sencillo. Tan sólo tienes que mezclar bien el aceite de almendras dulces con el de lavanda y aplicarlo sobre el cuerpo insistiendo en las zonas dañadas o más afectadas por la sensibilidad.

Úsalo después de la ducha y masajea bien hasta que el aceite se absorba totalmente. Puede que tarde un rato, así que te recomendamos que no te vistas inmediatamente. Puedes aprovechar este momento para aplicarte las cremas de la cara.

Ahora que ya sabes cómo hacer una aceite corporal casero, es hora de que pongas en práctica tus conocimientos para elaborar el que mejor encaje con tu tipo de piel y con tus necesidades.

Artículos recomendados