Cómo aplicar el sérum para obtener todos sus beneficios

aplicar serum

El sérum es un producto imprescindible para tus rutinas faciales, es un cosmético potente que consigue grandes resultados cuando es de calidad. Pero, para conseguir esos buenos resultados es necesario que sepas cómo aplicarlo correctamente. Es la única manera de que que sea efectivo realmente.

Cuando aplicas el sérum en tu rostro lo estarás cuidando y manteniendo saludable. Si lo haces de manera constante, los resultados serán excelentes en poco tiempo.

Además, si el producto no te dice otra cosa, deberás aplicarlo tanto por la mañana como por la noche dentro de tus rutinas de limpieza y cuidado facial… pero debes saber cómo y cuándo hacerlo.

El sérum en tus rutinas diarias

Te mereces que si compras un cosmético, te dé los resultados que esperas. Para ello, es necesario que escojas el producto que te interesa de calidad y que lo apliques correctamente.

Si pensabas que tu rostro se mantendría saludable únicamente usando agua y jabón para mantenerlo limpio, estás muy lejos de la realidad. Del mismo modo ocurre, que si solo usas una crema hidratante, no conseguirás grandes objetivos dérmicos.

Tu rostro necesita mucho más para estar bien cuidado y el sérum forma parte de ello… además del resto de cosméticos para tus rutinas.

Pero, ¿cómo deben ser las rutinas para que sean adecuadas? Tienes que seguir un paso a paso diario, tanto por la mañana como por la noche, exceptuando el segundo y el último paso, toma nota:

  1. Limpia tu rostro con un limpiador facial de confianza
  2. Aplica una mascarilla o un exfoliante facial (solo dos veces por semanas y que no coincida el exfoliante con la mascarilla en el mismo dia)
  3. Usa un tónico facial para acabar la limpieza y cerrar los poros
  4. Aplica tu sérum facial
  5. Usa un contorno de ojos
  6. Pon tu crema facial hidratante en el rostro
  7. Aplica tu crema de protección solar cada vez que salgas a la calle (por la noche no es necesario usar la protección solar)

Para escoger los productos correctos debes reflexionar primero sobre tus necesidades. Tu dermis no tiene que ser igual que la de tu mejor amiga, tu madre o tu hermana.

Cada piel es un mundo y debes pensar qué es lo que necesitas exactamente y escoger tus cosméticos en función de eso.

Por supuesto, fíjate que la fórmula sea de buena calidad y que contenga unos ingredientes excelentes.

Por qué debes usarlo

utilizar serum

El sérum es importante y por eso debes usarlo todos los días. Tiene una alta concentración porque es un producto potente… contiene pequeñas moléculas que traspasan las capas dérmicas para actuar desde el interior de la piel hacia el exterior.

Esta alta concentración es posible porque si es un producto de buena calidad, tendrá pocos ingredientes para que cada uno de ellos sea más potente en cada caso.

Habitualmente en su composición puedes encontrar agua o aceite, pero nunca pueden faltar las pequeñas moléculas que viajan hacia las capas más profundas de tu piel rápidamente. Los sérums con agua son ideales para las pieles mixtas o grasas y las que contienen aceite para las pieles más secas.

Si no te aplicas bien el sérum o no sigues los pasos correctos en tus rutinas, no conseguirás esos resultados que tanto deseas. Por eso, además de fuerza de voluntad para seguir tus rutinas todos los días, aprende a cómo y cuándo hacerlo.

Cómo aplicar el sérum y hacerlo bien

Antes de nada, debes saber si ese sérum te funciona bien y que no te causa ninguna reacción alérgica que pueda perjudicarte de alguna manera. Por eso, en una zona de tu piel que no sea visible, aplica la sustancia y espera unas horas para saber si reacciona la piel o si todo va bien.

Si todo va bien, podrás usar el cosmético sin problema, pero si te causa alergia o algún tipo de molestia o irritación, entonces descarta ese producto y opta por otro diferente para tus rutinas.

En caso de que se te irrite no te alarmes porque en pocos minutos se te habrá pasado. Pero para calmar la sensación de ardor puedes envolver un producto congelado o un hielo en un trapo y calmar la zona.

Si en cambio el sérum te va bien, sigue usándolo haciéndolo correctamente.  Si el producto es de buena calidad no necesitarás mucha sustancia, con una gota para el cuello, otra para el escote y dos para el rostro sería más que suficiente.

Deberás extender bien la sustancia con suavidad, desde dentro hacia fuera de la piel. Cuando estén todas las zonas cubiertas por la sustancia, acaba la aplicación dando toques con las yemas de tus dedos hasta que notes que la sustancia se ha absorbido correctamente.

Estos toques son importantes porque es el movimiento que ayudará a que la sustancia viaje eficazmente hacia el interior de las capas de la piel para ofrecerte el mejor resultado en el menor tiempo posible.

Por supuesto, después no puedes olvidarte usar la crema hidratante que actuará como barrera para que los activos del sérum se mantengan en la dermis actuando eficazmente para que tu dermis se mantenga joven y radiante por más tiempo.

Recuerda que es importante que no eches más cantidad de sustancia del debido. Habitualmente estos cosméticos son pequeños en cantidad porque no se necesita apenas producto para conseguir buenos resultados. En este caso, siempre “menos es más”.

En caso de que te eches más sustancia pensando que así obtendrás mejores resultados, no será así. Solo estarás desperdiciando la sustancia, tu tiempo y tu dinero. Es más, esto es importante que lo recuerdes porque los sérum no suelen tener un precio económico.

Al ser un producto concentrado y potente, su precio suele ser mayor a otros cosméticos, por lo que utilízalo con cabeza y no uses más cantidad de la que realmente necesitas y nada más.

El tamaño perfecto por gota no debe superar al tamaño de un grano de arroz en la yema de tus dedos. Si el sérum es de buena calidad, te garantizará que se extienda perfectamente y que todas las zonas que quieres tratar queden cubiertas.

aplicación serum

Cuándo aplicar el sérum

Más arriba te hemos indicado los pasos, para que sepas cuál es el orden exacto, pero a continuación vamos a explicarte un poco más sobre cada punto para que así, puedas seguir cada paso de la manera más exacta posible.

Limpieza del rostro

En tu limpieza del rostro es imprescindible usar un limpiador que vaya acorde con tu piel. Si tienes la piel mixta o grasa el agua micelar puede ser un buen producto para ti. Si la tienes más seca, entonces los aceites limpiadores te irán bien. En caso de que tu dermis sea sensible, prueba el agua micelar o la leche limpiadora.

En cualquier caso, como ves, no solo basta el uso de agua y jabón para eliminar correctamente las impurezas de tu rostro. Antes de continuar debes asegurarte de que tu rostro está totalmente limpio y libre de suciedad.

El limpiador que escojas debe ser respetuoso y que no te cause irritaciones de ningún tipo. Siempre busca la calidad en el cosmético.

A continuación y para acabar la parte de la limpieza, tendrás que usar un tónico facial para tu rostro que no te cause irritaciones ni que contenga alcohol, ni irritantes que te puedan dañar.

Este producto permite sellar el proceso de limpieza y que tus poros se cierren preparando tu cutis para la aplicación de los siguientes productos cosméticos.

Uso de cosméticos específicos para el cuidado del rostro

Después de haber acabado con todas las impurezas de tu rostro, llega el momento de aplicar los cosméticos que tienes en tu posesión para tener un cutis bien cuidado, rejuvenecido, hidratado y tratado sobre aquellos factores que te interesan.

Primero, deberás aplicar tu sérum facial. Hazlo en el rostro, cuello y escote para que las arrugas que se puedan forman se prevengan y que las que ya puedas tener, se traten.

Ahora tu contorno de ojos de confianza. Aplícalo en la zona de las ojeras, en el hueso de encima y debajo de las cejas y extiende hasta las sienes.

Es importante que lo hagas en estas zonas del contorno de ojos porque es donde pueden salir más arrugas, líneas de expresión o que haya flacidez dérmica.

Ahora, aplica la crema hidratante. En el caso de la mañana será el penúltimo paso de tus rutinas, y por la noche, el último paso de todos.

Pero si es durante el día, el último paso es el uso de tu crema de protección solar. No te conformes con cualquier cosa, mejor si contiene un SPF 50+. T

endrás que ponerte este producto tanto si es verano como cualquier otra época del año, tanto si hace sol, como si está nublado o lloviendo, ¡los rayos ultravioleta nunca descansan!

Como ves, usar un sérum es fácil pero saber cuándo y cómo usarlo también es igual de importante y por eso te hemos querido dar toda esta información en este mismo artículo.

Así tendrás las herramientas necesarias para que tu rostro esté saludable y tú puedas seguir unas rutinas correctas en tu limpieza y cuidado facial.

Es más, ahora que ya sabes cómo aplicar el sérum y cómo hacerlo a la perfección, no tienes excusa para escoger los mejores productos para ti y tener un rostro de anuncio. Tus rutinas son imprescindibles y con un poco de fuerza de voluntad podrás obtener resultados excelentes.

Artículos recomendados