Crema hidratante o sérum, ¿Qué es lo mejor para tu piel?

serum crema hidratante

Hay personas que solo usan crema hidratante o sérum en sus rutinas de cuidado facial pensando que con uno de estos dos cosméticos es más que suficiente. ¿Qué es lo más apropiado? Entre la crema hidratante o sérum, ¿qué es lo mejor para tu piel?

Sobre esto te vamos a hablar hoy para que seas consciente de lo que realmente necesita tu dermis. Si eres de las personas que solo usan uno de estos dos cosméticos pensando que no necesitas más, lo que te vamos a explicar te interesa.

Si lo haces, probablemente seguirás la lógica de que si tienen propiedades parecidas, ¿para qué gastar dinero en dos productos diferentes si con uno es suficiente? ¿Para qué emplear más tiempo en tus rutinas si puedes acabar antes reduciendo cosméticos a emplear diariamente?

En realidad, esto es un error y te vamos a explicar por qué.

Tanto la crema hidratante como el sérum son importantes y fundamentales para tus rutinas de cuidado facial, se complementan y si no usas ambos, las rutinas no estarán completas y por tanto, los resultados no serán tan eficaces.

Crema hidratante y sérum: grandes aliados

Ambos productos son grandes aliados porque se complementan. Por supuesto, es necesario que tengas constancia en su uso y que te los apliques todos los días, tanto por la mañana como por la noche en el orden necesario.

La crema hidratante siempre se debe aplicar después del sérum. De esta manera, creará una barrera protectora que sellará los activos concentrados del sérum y se generará una sinergia espectacular entre uno y otro.

Es fundamental que cualquier cosmético que te apliques en tu piel contengan ingredientes naturales y que no tengan ni rastro de químicos, ni irritantes ni sustancias perjudiciales para tu salud dérmica. Y cuantos menos conservantes contenga, mejor.

Ambos productos son grandes aliados y no son lo mismo, aunque tengan propiedades parecidas.

Deberás fijarte en los ingredientes de cada cosmético para saber si realmente es de calidad o no. para que sea de calidad deben ser naturales y estar bien concentrados.

Si te aplicas un producto solo, tu rostro no se verá beneficiado y no podrás esperar buenos resultados… porque no los tendrás.

La crema suele tener un 20% de activos concentrados y el sérum un 70%, por lo que juntos, ¡son excelentes!

Los resultados los podrás tener antes y que además, duren por más tiempo en tu rostro. Podrás ver un cambio en tu cutis y darte cuenta cómo está más saludable y con un aspecto mejorado.

Los sérums faciales

utilizar serum

Si alguna vez has escuchado hablar sobre el sérum o si lo has usado en tus rutinas de cuidado facial, sabrás que es un producto concentrado y eficaz siempre y cuando sea de calidad.

Gracias a sus pequeñas moléculas, la sustancia es capaz de viajar hacia las partes más profundas de tu piel y así trabajar desde dentro hacia fuera.

Normalmente es un cosmético que se ajusta a tus necesidades dérmicas para ofrecerte exactamente lo que necesitas. Existen diferentes tipos de sérum y tendrás que escoger el que encaje mejor contigo y con tus necesidades dérmicas.

Habitualmente se utilizan como remedio para tratar los signos den envejecimiento, para hidratar el rostro, para aportarle vitalidad, etc. Es un producto que puede ser versátil cuando se combinan las acciones para ofrecerte un resultado mayor en menos tiempo.

Un buen sérum no te dejará la piel grasa y se absorberá rápidamente una vez que te lo hayas aplicado correctamente.

El tamaño habitual de estos cosméticos es bastante reducido, entre 30 y 50 ml es lo habitual. Esto es así porque solo necesitas unas gotas para conseguir extenderlo tanto por rostro, cuello y escote.

Con cuatro gotas de sustancia para todas estas zonas es más que suficiente, y cada gota no tendrá que esperar el tamaño de un grano de arroz.

No quieras aplicar más cantidad de la mencionada porque solo estarías desperdiciando el producto.

Por usar más cantidad no tendrás mejores resultados ni tampoco más rápido. Es más, es posible que si usas más sustancia de la que tu piel necesita te generes irritaciones innecesarias. En este sentido, con el sérum siempre hay que tener presente que menos es más.

Los sérums no contienen protección solar (y algunas cremas pueden contener un factor de protección bajo), por lo que al acabar de aplicar tus cosméticos, no se te debe olvidar la aplicación de tu protector solar de SPF 50+ para tener el rostro protegido todo el tiempo.

Los sérums suelen tener un precio bastante caro puesto que pagas por la calidad del mismo y por sus ingredientes altamente concentrados. Aunque hay que evitar que te engañen y te hagan creer que un cosmético es mejor de lo que es y que encima te hagan pagar una barbaridad.

Por eso, céntrate siempre en los ingredientes y nunca pagues un dinero desorbitado, porque en realidad no hace falta. Si bien es cierto que son algo más caros que otros cosméticos que no son sérums, no es necesario pagar precios desorbitados.

Suele tener una textura ligera y acuosa para su fácil aplicación y para que de esta manera, se extienda y se absorba rápidamente.

Las cremas hidratantes

crema

Las cremas hidratantes también son necesarias para tus rutinas de cuidado facial. Si escoges un producto de calidad, te aseguramos que obtendrás buenos resultados porque son muy eficaces para aportarte la hidratación que tu dermis necesita.

Su textura es más densa y cremosa. No se absorbe rápidamente y debes masajear la sustancia en círculos para que sus activos funcionen y vaya absorbiéndose poco a poco en la piel.

Estos cosméticos suelen aportar hidratación y nutrición, además de protección externa para que tu dermis tenga un aspecto saludable todo el tiempo.

Como te hemos comentado en el primer apartado, son grandes aliados y si quieres buenos resultados tendrás que usarlos de manera conjunta porque solo así conseguirás tener unos resultados excelentes.

Cuáles son las diferencias más importantes

Llegados a este punto es probable que te estés preguntando cuáles son las diferencias más importantes entre el sérum y la crema hidratante, ¡es fundamental saberlo para comprender que se necesitan mutuamente!

Las diferencias son significativas. En primer lugar, la textura no es la misma ya que en el caso del sérum es acuoso y en la crema hidratante, cremosa.

La fórmula tampoco es igual porque en el sérum sus activos están más concentrados y penetran más en la dermis que la crema hidratante, que tiene activos reducidos y solo actúa en la parte externa de la piel.

Los resultados tampoco son iguales ya que el sérum tarda menos tiempo en dar resultados visibles que las cremas hidratantes. En cuanto a la protección, el sérum no contiene y la crema puede tener una protección baja.

Ambos buscan objetivos parecidos pero en el caso del sérum pueden ser más específicos que en las cremas que normalmente es nutrir e hidratar.

La forma de uso no es la misma ya que con las cremas se necesita una cantidad más generosa que en el sérum y se debe trabajar más masajeando para que se absorba la sustancia cremosa. En cambio con la sustancia acuosa se absorbe prácticamente sola.

Tampoco podemos olvidar que el sérum suele tener un precio mucho mayor que las cremas hidratantes.

¿Uso uno o los dos?

diferencias cremas serum

Si solo usas uno de ambos productos te quedarás a mitad de camino de obtener buenos resultados. Por eso, te recomendamos que uses siempre los dos dentro de tus rutinas de cuidado facial.

Los pasos que debes seguir son los siguientes:

  • Limpieza
  • Exfoliante o mascarilla (dos veces por semana)
  • Tónico facial
  • Sérum
  • Contorno de ojos
  • Crema hidratante
  • Protector solar durante el día

En este sentido, sí, tienes que usar los dos productos si quieres tener una limpieza y cuidado facial excelente. Ambos productos se complementan y trabajan mejor en equipo.

El sérum humecta a hidrata desde el interior además de otros objetivos como por ejemplo, tener acción antiedad.

La crema hidrata y nutre desde las capas exteriores de la piel. Además, sella creando una barrera protectora en tu dermis que permite que losa activos del sérum no se evaporen y sean totalmente eficaces.

Siempre que uses un producto es fundamental que te fijes que los ingredientes sean naturales, que no contengan químicos, ni irritantes, ni parabenos y pocos conservantes (y si éstos son vegetales mucho mejor).

Aplica ambos productos correctamente

Ahora que ya sabes que ambos productos se complementan y también sabes cuándo se deben usar, te vamos a explicar algo importante que no debes pasar por alto: el cómo.

Una vez que hayas limpiado tu rostro tendrás que dar paso al sérum. Con cuatro gotas será suficiente: una para el cuello, otra para el escote y dos para el rostro.

Es más que suficiente para abarcar todas las zonas y que se extienda correctamente. Extiende con suavidad por todas las zonas deseadas y acaba dando pequeños toques con tus yemas de los dedos.

Estos toques tienen que ser suaves y deberás darlos hasta que la sustancia se haya absorbido por completo. Así le estarás ayudando al producto a que penetre más eficazmente.

Es un cosmético que debes usar tanto por la mañana como por la noche para obtener resultados a corto plazo.

Cuando pase un minuto aproximadamente desde la absorción, los activos empezarán a trabajar por lo que será el momento de aplicar la crema hidratante.

Usa la cantidad necesaria para tu rostro, cuello y escote. Masajea en círculos desde el interior hacia fuera hasta que la sustancia se haya absorbido, es posible que tarde más tiempo que lo que ha tardado el sérum en absorberse por completo.

No te pases de cantidad porque de lo contrario podrías taponar los poros y causarte granitos y puntos negros nada deseados. Algo que no será nada agradable en caso de que te ocurra, ¡más vale prevenir que curar!

Ahora que ya sabes todo sobre la crema hidratante o sérum, ¿qué es mejor para tu piel? Puedes pensar en comprar ambos productos para introducir en tus rutinas a partir de ahora. Ya sabes que con solo uno no basta y que ambos son necesarios si quieres tener un cutis bien cuidado por más tiempo.

Artículos recomendados