Cómo eliminar la flacidez del abdomen

cómo eliminar la flacidez del abdomen

El embarazo o la pérdida brusca de peso puede provocar el descolgamiento de la piel en la zona del vientre. ¿Quieres saber cómo eliminar la flacidez del abdomen? Aquí te explicamos cómo prevenir y, lo más importante, cómo combatirla eficazmente cuando ya ha aparecido.

La flacidez puede aparecer en cualquier zona del cuerpo, pero algunas son más conflictivas que otras. Por ejemplo, en los glúteos, los brazos o los muslos es muy frecuente que se produzca la flacidez de la piel, pero el abdomen sigue siendo una de las más propensas.

Y es que el embarazo, los cambios hormonales y de peso o el paso de los años, hacen mella en la epidermis de forma irremediable; la producción de colágeno y elastina disminuye y en algunos casos se puede producir la rotura de los tejidos.

Si es tu caso y no sabes cómo eliminar la flacidez del abdomen, te aconsejamos que leas este post en el que te explicamos cómo reafirmar la piel y cómo prevenir su descolgamiento de nuevo.

Te interesa: Las mejores cremas reafirmantes para el abdomen

Cómo eliminar la flacidez del abdomen

Cuida tu alimentación

La alimentación juega un papel muy importante a la hora de acabar con la flacidez. Además de evitar el consumo de grasas saturadas, azúcares y sal, también se debe reducir la ingesta de productos precocinados, bollería o rebozados que contienen una gran cantidad de aceite.

Por otro lado, aumenta el consumo de proteínas que se encuentran presentes en la carne roja, la carne de ave, los pescados azules (atún, salmón, sardinas, …), las legumbres, los lácteos, los frutos secos, los huevos o el alga espirulina. Eso sí, la carne roja es mejor que la comas con moderación y recuerda que los lácteos deben ser siempre desnatados.

También es importante que incluyas en tu dieta frutas como la naranja o el limón: son ricas en vitamina C, un nutriente esencial que estimula la producción natural de colágeno y tiene propiedades antioxidantes que neutralizan los radicales libres, los principales culpables de su degradación.

Las zanahorias, el jengibre, el aguacate, la cúrcuma, los frutos rojos (arándanos, fresas y frambuesas) y las verduras de hoja verde como espinacas, brócoli y la lechuga también serán tus mejores aliados para conseguir tu objetivo.

Y no olvides tomar alimentos ricos en fibra. Aparte de mejorar el tránsito intestinal, reducen la inflamación abdominal y ayudan a combatir la falta de firmeza y la distensión del abdomen. Este nutriente está presente principalmente en frutas, verduras, legumbres y en cereales integrales.

Te gustará: Cómo reafirmar los glúteos

Haz ejercicio

Sin esfuerzo no hay recompensa y, por eso, si quieres conseguir un vientre firme y plano debes dejar a un lado la pereza y hacer ejercicio de forma regular; es decir, al menos 3 veces por semanas.

Combinar ejercicios de cardio como correr, andar, nadar o montar en bici con otros de fuerza, te ayudarán a alcanzar tu objetivo más rápidamente. Los más indicados son las planchas y los hipopresivos.

Planchas

Se han convertido es uno de los mejores ejercicios de fuerza para reducir volumen y reafirmar el abdomen y fortalecer los brazos y la espalda; pero si quieres notar los resultados y no lesionarte, tendrás que cuidar la técnica y hacerlas correctamente como te explicamos a continuación:

  • Tumbada boca abajo, apoya el peso del cuerpo sobre los brazos (pueden estar estirados completamente o flexionados con los codos apoyados en el suelo y alineados con los hombros).
  • Contrae el abdomen y estira las piernas de manera que el cuerpo quede paralelo al suelo. Las caderas deben estar alineadas con el resto del cuerpo. Evita subirlas o bajarlas demasiado para evitar hacerte daño y apóyate sobre las punteras.
  • Permanece unos segundos en esta posición y descansa. Poco a poco, podrás ir aumentando el tiempo con la práctica.

Aunque esta es la forma básica de realizar la plancha, existen muchas otras variantes: lateral, con una pierna y un brazo levantados, inversa, con dos puntos de apoyo, con rodillas al pecho, con saltos, … ¡Tú eliges!

mujer haciendo planchas

Abdominales hipopresivos

Es otro de los ejercicios más recomendados para reafirmar el abdomen, sobre todo después del parto. Se basan en la combinación de presión y tensión, sustituyendo en cierto modo a los abdominales de toda la vida que a la larga y si se hacen mal, pueden afectar de forma negativa a las cervicales.

Esta técnica consiste en la contracción isométrica de los músculos internos del abdomen. Primero, se inspira profundamente por la nariz y se expulsa el aire por la boca contando hasta 6.

Repite 3 veces y a la tercera, cuando sueltes todo el aire, haz una apnea, contrayendo los músculos de la tripa hacia dentro como si tirasen de ellos para arriba. Aguanta unos segundos sin respirar y, a continuación, vuelve a coger aire y repite.

Este ejercicio requiere mucha práctica y se recomienda acudir a un fisioterapeuta o un experto en hipopresivos para aprender a hacerlos porque tienen su dificultad. Después, los podrás realizar en casa sin problemas.

También te interesa: Cómo reafirmar la piel tras adelgazar

Bebe mucha agua

Se aconseja beber la cantidad diaria de agua recomendada por los expertos; es decir, entre 1,5 y 2 litros diarios. No sólo mantiene la hidratación que el organismo necesita, sino que te ayuda a eliminar el exceso de líquidos y las toxinas.

Si te cuesta beber agua, no te preocupes; también puedes tomar infusiones o agua de frutas, así te resultará más fácil.

Usa cremas reafirmantes

No son milagrosas por sí solas, pero si las combinas con ejercicio y una buena alimentación son el complemento perfecto para conseguir un vientre firme como el acero. Y es que estas cremas están enriquecidas con ingredientes como colágeno, ácido hialurónico, algas, vitaminas A y C y centella asiática.

Aparte de reafirmar los tejidos, favorecen la regeneración celular y estimulan la producción natural de colágeno y elastina, dos sustancias esenciales para combatir eficazmente la falta de firmeza.

Algunas cremas reafirmantes también contienen ingredientes como la cafeína y el té verde que ayudan a eliminar quemar la grasa localizada, a eliminar el exceso de líquido y a combatir la celulitis.

Descubre cómo hacer una crema reafirmante para el abdomen casera.

Hazte un tratamiento estético

Si te lo puedes permitir, sin duda, te lo recomendamos porque te ayudarán a alcanzar tu objetivo más rápido. A continuación, te mostramos cuáles son los más eficaces para eliminar la flacidez en esta zona.

Mesoterapia

Es un tratamiento que consiste en infiltrar principios activos alopáticos y homeopáticos (minerales, vitaminas y aminoácidos) para eliminar la grasa acumulada, la celulitis y a reafirmar los tejidos.

Esta técnica es mínimamente invasiva. Se realiza con microagujas y es prácticamente indoloro. De todos modos, si te asustan las inyecciones, puedes optar por la mesoterapia virtual que tiene los mismos efectos y se realiza mediante microcorrientes.

Radiofrecuencia

Es uno de los tratamientos más eficaces. Se basa en la aplicación de calor sobre la zona afectada. Esto acelera el metabolismo de las grasas, estimula el drenaje linfático y favorece la formación de colágeno y elastina.

La radiofrecuencia es indolora y no invasiva. Después de cada sesión, se recomienda beber abundante agua para que el organismo pueda eliminar las toxinas y la grasa más fácilmente.

Electroestimulación

Es una técnica en la que se aplican microcorrientes para estimular la circulación sanguínea y tonificar el abdomen. Esto provoca contracciones involuntarias de los músculos para fortalecer la zona.

También es indoloro y no invasivo. Cada sesión dura entre 20 y 30 minutos dependiendo de cada paciente.

Y hasta aquí llega nuestro post sobre cómo eliminar la flacidez del abdomen. Esperamos que haya resuelto todas tus dudas.

Artículos recomendados