Te enseñamos a hacer un exfoliante de café

hacer exfoliante café

¿Sabías que los remedios caseros son realmente eficaces para combatir la celulitis? Aquí te enseñamos a hacer un exfoliante de café y lo que este ingrediente puede hacer por el cuidado de tu piel.

El café es una sustancia que no está exenta de polémica. Mientras que unos dicen que es malo, otros aseguran que tiene numerosos beneficios para la salud y para la piel. Eso sí, siempre y cuando se tome en su justa medida, como todos los alimentos y nutrientes esenciales.

Además de aumentar la concentración y mantenernos despiertos, también ayuda quemar las grasas y elimina el exceso de líquidos por lo que es un ingrediente perfecto para combatir la celulitis.

¿Quieres saber más? Pues, en este post, te contamos todo lo que esta sustancia puede hacer por tu piel y te enseñamos algunas recetas de exfoliantes de café muy fáciles para que puedas elaborarlas tú misma en casa.

Te interesa: El mejor exfoliante

¿Cuáles son los beneficios del café para la piel?

El café es una sustancia estimulante que tiene propiedades desintoxicantes y diuréticas que ayudan eliminar las toxinas y las grasas y líquidos acumulados que son los principales culpables de la aparición de la celulitis.

Y no sólo eso. Este alcaloide promueve la renovación celular, mejora la circulación sanguínea, ayuda a equilibrar el pH dermatológico y aporta una acción lipolítica que estimula la combustión de las grasas que se acumulan por diversos motivos en algunas zonas tan conflictivas como los muslos, el abdomen, los glúteos o las caderas.

Descubre cómo quitar los granos de la espalda.

¿Por qué es tan importante la exfoliación?

La higiene es fundamental. Además de limpiar la piel a diario con geles y jabones que sean lo más respetuosos y naturales, es muy importante que te exfolies 1 o 2 veces por semana. ¿Por qué? Pues, muy sencillo.

En la epidermis se acumulan células muertas, impurezas y toxinas que obstruyen los poros y no dejan respirar a la piel. Si los poros están obstruidos, los principios activos de los tratamientos no pueden penetrar hasta las capas más profundas; se quedan en la superficie y no tienen ningún efecto.

Además, al no oxigenarse bien, la piel tiene un aspecto apagado y cetrino nada favorecedor, así que si aún no te exfolias, aquí tienes un motivo más para incluir el exfoliante dentro de tu rutina de belleza (y si es de café, mejor aún).

Te gustará: Cómo cerrar los poros abiertos

¿Por qué es mejor elaborar un exfoliante casero?

Uno de los principales motivos es que en cosmética no es oro todo lo reluce. Aunque algunas marcas proclaman a los cuatro vientos que sus productos son naturales y respetan la piel, no siempre es verdad. Si miras el INCI del envase, puedes ver que contienen algunas sustancias irritantes y tóxicas que echan por tierra todas sus promesas.

Sin embargo, esto no pasa cuando tú misma eres la que lo elaboras. En primer lugar, así te aseguras que el exfoliante que has elaborado contiene ingredientes naturales y que está libre de parabenos, aceites minerales o colorantes y conservantes artificiales.

Y en segundo lugar, puede elegir cómo combinar el café. Si quieres usarlo con sal o mejor con azúcar. Esto dependerá de tus gustos y de tu tipo de piel. Recuerda que si la tienes sensible o reactiva, es mejor que evites la sal que irrita más y tiene un grano algo más grueso que el azúcar.

Ahora que ya sabes los beneficios del café y por qué es tan importante exfoliar la piel semanalmente, llegamos a la parte más interesante: cómo elaborar un exfoliante de café casero. A continuación, te mostramos algunas recetas muy rápidas y sencillas.

Te interesa: Review Exfoliante de Garnier

Cómo elaborar un exfoliante de café

Exfoliante de café, aceite y azúcar

Es perfecto si buscas una limpieza más profunda que con otros productos. Además, lo puedes usar en todo el cuerpo, incluido el rostro.

Ingredientes

  • 3 cucharadas de café molido (también puedes usar los posos)
  • 1 cucharada de aceite esencial. Elige el que más te guste o el que mejor se adapte a lo que tu piel necesita.
  • 1 cucharada de azúcar blanco

Elaboración

En un recipiente, echa el azúcar y el café y mézclalos. A continuación, añade el aceite y remueve bien hasta conseguir una textura homogénea. No es necesario esperar. Lo puedes usar inmediatamente sobre el cuerpo o la cara y aclarar con abundante agua tibia.

Exfoliante de café y huevo

La combinación de café y huevo es perfecta para combatir la celulitis. Como ya hemos visto, el café ayuda a eliminar la grasa y los líquidos acumulados y la clara de huevo reafirma y tensa la piel.

Ingredientes

  • 1 taza de café molido
  • 1 huevo
  • 1 cucharada de aceite de oliva

Elaboración

Añade en un bol la taza de café molido y el aceite de oliva. Después, rompe el huevo y separa la clara de la yema. Para elaborar el exfoliante, sólo necesitarás la clara de huevo; la yema la puedes reservar y usar para cocinar o para elaborar una mascarilla facial, por ejemplo.

Mezcla bien todos los ingredientes y cuando obtengas una consistencia uniforme, extiende sobre las zonas afectadas con un enérgico masaje con movimientos circulares y ascendentes. Esto ayuda a destruir los depósitos de grasa y, además, estimula la circulación y el drenaje linfático.

Es necesario que dejes actuar el ungüento entre 5 y 15 minutos y, para finalizar, aclara con agua tibia.

Exfoliante de café y limón

Este exfoliante también está indicado para eliminar la celulitis y no sólo eso; ayuda a reducir el aspecto de estrías, cicatrices, arrugas y las marcas de acné; mejora la circulación sanguínea. Se puede usar en todo el cuerpo, aunque, si tienes la piel sensible, no lo uses en el rostro.

Ingredientes

  • 2 tazas de café
  • 1 taza de azúcar moreno
  • ½ limón en zumo
  • 4 cucharadas de aceite de oliva (puedes usar otros aceite, de coco o almendras dulces, si lo prefieres)

Elaboración

Echa en un bol el café, el azúcar moreno y el aceite de oliva. A continuación, exprime medio limón y añade el jugo a la mezcla y remueve hasta obtener una textura arenosa, es decir, parecida a la arena mojada.

Humedece la piel y aplica el ungüento sobre las zonas afectadas con un masaje de abajo hacia arriba. Es mejor que lo hagas en la ducha para evitar que los granos se caigan al suelo y se ponga todo perdido. Deja que actúe entre 5 y 10 minutos y enjuaga bien.

Y hasta aquí llega este post en el que te enseñamos a hacer un exfoliante de café. Ahora tan sólo tienes que elegir la más indicada y ponerte manos a la obra para elaborarla.

Artículos recomendados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *